Gracias a Dios es una cantina botanera ubicada en el centro histórico de Querétaro, fundada por tres amigos bajo la idea del mezcal como una celebración de la cultura popular mexicana.

En el 2013 creamos la identidad gráfica de su propia marca de mezcales. El resultado es esta serie de botellas y etiquetas que reflejan la personalidad de la marca: texturas, colores, formas y materiales que comunican el origen de la bebida y su proceso de producción artesanal y orgánico —conservando el tono chusco y actual de Gracias a Dios.
Elementos conceptuales.
La comercialización se realiza en Estados Unidos: la palabra «mezcal» es prominente.
Booklets con tatuajes temporales y recetas de cócteles que cuelgan del cuello de la botella.
Materiales de presentación para distribuidores y puntos de venta.
Tarjetas de presentación sobre papel metálico oro.
El anuncio para revistas hace énfasis en la botella, presenta el producto.
Piezas promocionales.
Línea de cervezas artesanales que comparten los valores distintivos de la marca.
En el taller nos gusta hacer etiquetas: empatar trazos, colores y acabados con los aromas y sabores de una bebida. ¿Cómo es la tipografía de un mezcal suave y orgánico? ¿Qué forma debe tener la botella de algo que se produce independientemente? Como escribimos en nuestro blog: las etiquetas son mucho branding encerrado en un papel adherible.

También podría interesarte:

Subir